Seleccionar página

Cerrajeros profesionales
La mirilla de la puerta, también conocida como ojo mágico, se vuelve muy necesaria cuando alguien está tocando nuestra puerta y no sabemos quién es. Este elemento de seguridad nos permitirá identificar a la persona que toca la puerta sin necesidad de abrirla.
Estos mecanismos son muy útiles para evitar las visitas indeseadas, y hay muchos datos curiosos que quizás no sabemos de este elemento de nuestras puertas.
Te contaremos en este artículo algunas cosas que seguro no sabías sobre este particular elemento y te enseñaremos como instalar uno en tu puerta.
Historia del uso de las mirillas
Materiales de construcción de las mirillas
Pasos para instalar una mirilla tú mismo
Historia del uso de las mirillas
Hagamos un poco de historia, en la época medieval habían ciudades europeas en las que confluían una serie de religiones muy diversas, entre ellas estaban los judíos. Es muy sabido que muchos de ellos se dedican al comercio.
Es así como habían ocasiones en que las ciudades se llenaban los visitantes y los judíos que tenían sus tiendas normalmente en la parte posterior de sus casas, cuando querían tomar un descanso y cerrar la tienda se veían obligados a bajar a abrir la puerta cada vez que llegaba un visitante, así no fuera un cliente.
Es por eso que para evitar tener que bajar cuando la tienda estaba cerrada, idearon una forma de poder saber quién llamaba, las mirillas.
En principio eran unos agujeros un poco grandes que hacían en su piso y que daban con la puerta, entonces les permitía asomarse y ver quien era.
En los casos en los que eran sus amigos que venían a visitarles no bajaban sino que simplemente les arrojaban la llave por el agujero para que ellos mismos abrieran la puerta y subieran a la casa y si era un cliente no bajaban y cerraban la pequeña puertecita que lo cubría.
Obviamente al estar sobre la cabeza de la persona, éste no se daría cuenta de que había alguien y se retiraría si no era un invitado.
A lo largo del tiempo este sistema fue evolucionando pasando la pequeña compuertita primero a la puerta y reduciendo su tamaño hasta lo que conocemos hoy en día, un pequeño agujero en la puerta con un lente gran angular que permite saber quién está del otro lado.
Materiales de construcción de las mirillas
Suelen ser de vidrio o plástico transparente rodeadas por un pequeño tubo de metal o de PVC, lo importante es que constituya un lente gran angular con un alcance promedio de aproximadamente 132 grados.
También hay mirillas digitales actualmente que constan de 2 piezas fundamentales: una pequeña cámara y un visor o pantalla.
Pasos para instalar una mirilla tú mismo:
Si tu mirilla es clásica para instalarla debes hacer lo siguiente:
Mide el ancho de la puerta y marca justo el centro
Mide la altura de la puerta en la que deseas colocar la mirilla, lo ideal es que esté a la altura de tus ojos.
Marca el lugar donde la vas a colocar.
Si tu puerta es de madera, coloca un cuadrado de cinta adhesiva en el lugar donde vas a perforar.
Con la ayuda de un taladro y una broca de ½ para madera, abre el agujero donde colocarás la mirilla.
Introduce por la parte frontal de la puerta el lente de la mirilla
Atornilla por la parte de atrás.
Puedes reemplazar tu mirilla clásica por una digital en el momento que lo desees. Utilizarás el mismo agujero y no requiere mayor esfuerzo. Normalmente este tipo de mirilla viene con un manual de instalación.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Uso de cookiesEste sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestrapolítica de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!